Quesadilla con Champiñones

  • Quesadilla de Carne

  • Quesadilla de Jamón
    y Queso

  • Quesadilla con
    Champiñones

  • Quesadilla de Pollo

  • Quesadilla Mexicana


  • "Quesadilla con Champiñones"

    Quesadilla con Champiñones



    Te enseñamos paso a paso a preparar en casa una estupenda quesadilla con champiñones, una opción ideal para preparar unas riquísimas quesadillas que son un estupendo plato para comer ligero o bien un entrante de esos que gustan a todos.

    Ingredientes:

    - Tortillas de harina
    - Champiñones frescos
    - Unos diente de ajo
    - Cebolla
    - Queso para fundir
    - Pimienta
    - Sal
    - Aceite de oliva virgen


    


    Preparación:

    Para hacer estas quesadillas con champiñones vamos a emplear unos champiñones frescos, que son los que mejor sabor tienen, aunque si no tienes o prefieres usarlos de lata, puedes hacerlo también. Las cantidades de los ingredientes van a depender del número de quesadillas que vayas a preparar, así que ajústalos según las que quieras hacer y según quieras el relleno más o menos cargado.

    Empezaremos pelando la cebolla y los ajos que vayamos a emplear, y los vamos a picar en trozos no muy pequeños. Los champiñones los lavamos bien, sobre todo si son frescos, y los picamos en trozos de buen tamaño. Cuando los tengamos todos picados, ponemos una sartén con un poco de aceite de oliva virgen y primero salteamos los ajos y cebollas, y cuando comiencen a dorarse, echamos los trozos de champiñones.

    Vamos a dejar que los champiñones se cocinen a fuego suave, removiendo de vez en cuando para que se hagan bien por todos lados, sin que se quemen el ajo ni la cebolla. Agrega un poco de sal y pimienta por encima, para darles un toque de sabor. Una vez esté el relleno preparado, vamos a mantenerlo en la sartén a fuego mínimo para que no se nos enfríe mientras montamos las quesadillas.


    Vamos a preparar las tortillas, para lo que las calentamos en una sartén para calentarlas por ambas caras, y comenzamos a rellenarlas con el salteado que tenemos listo en la otra sartén, repartiéndolo bien por toda la tortilla. Por encima echamos una buena cantidad de queso para fundir, que puede ser en lonchas o rallado, y cerramos con otra tortilla por encima, para formar una quesadilla grande. La otra opción es usar sólo una tortilla, rellenarla un poco y doblarla por la mitad. Una vez las tengamos listas, las servimos en caliente para disfrutarlas.