Quesadilla con Huevo

  • Quesadilla de Carne

  • Quesadilla de Jamón
    y Queso

  • Quesadilla con
    Champiñones

  • Quesadilla de Pollo

  • Quesadilla Mexicana


  • "Quesadilla con Huevo"

    Quesadilla con Huevo



    Si nunca has probado la quesadilla con huevo, con esta receta podrás aprender a prepararla paso a paso sin ningún tipo de problema. Es una receta muy recomendable para todo el mundo, seguro que os gusta.

    Ingredientes:

    - Una tortilla de harina por comensal
    - Un huevo por comensal
    - Jamón York en lonchas
    - Queso Cheddar en lonchas
    - Aceite de oliva virgen


    


    Preparación:

    Esta es una de las recetas más sencillas de preparar que te mostramos en esta página web, pero el resultado es una quesadilla muy sabrosa y que resulta ideal para hacer un plato ligero para cenar o almorzar con la familia. En este caso vamos a hacer una quesadilla con jamón york y queso y huevo, que doblaremos una vez tengamos el relleno hecho, para comerla de la forma tradicional. Vamos ahora con el detalle de su elaboración.

    Necesitamos una sartén amplia, dónde quepa bien la tortilla y podamos manejarla. Echamos unas gotas de aceite de oliva virgen y ponemos a fuego suave para calentar la tortilla por ambas caras. Una vez le demos la vuelta colocamos las lonchas de queso Cheddar, enteras, troceadas o bien el queso rallado, para que se funda sobre la tortilla. Dejamos que a fuego muy suave se comience a derretir por toda la superficie.

    Una vez que tengamos el queso bien fundido, sobre el mismo echamos el huevo, con cuidado que no se salga de la superficie de la tortilla, y tapamos la sartén, para cocinar unos 4-5 minutos a fuego suave y se cuaje un poco. Pasado ese tiempo colocamos por encima el jamón york, en lonchas enteras o cortadas en tiras, con cuidado de no romper la yema del huevo, y dejamos unos minutos más.


    Después vamos a doblar la tortilla sobre sí misma, intentando no explotar la yema del huevo, y cocinamos unos minutos más por ambas caras, para que el queso acabe de fundirse y el huevo se cuaje un poco más, para que la clara no quede cruda a la hora de servirla. Hay que intentar que al darle la vuelta a la quesadilla para calentarla por la otra cara no se salga el relleno. Y cuando la tengas bien doradita y el huevo ya no esté crudo, sírvela en caliente para comerla en ese momento. Esperamos que os resulte de utilidad esta receta.